Tengo sentimientos encontrados con este libro. He sentido un montón de cosas durante la lectura: la primera parte me encantó, las siguientes no tanto, y el final me gustó bastante. Así que a la hora de puntuar tengo alguna que otra duda…


SINOPSIS

Maggie vive en una isla y regenta una casa de huéspedes…
Maggie tiene un huerto y casi siempre va descalza…
Maggie no quiere recordar por qué está allí; duele demasiado…
Maggie ha renunciado al amor y es complicado explicar los motivos…
hasta que conoce a Alejandro…
y la calma da paso a una tormenta de sensaciones…
y a la posibilidad de que tal vez sí se puede empezar de nuevo.


Elísabet Benavent se está convirtiendo en una de mis autoras españolas favoritas, y sólo he leído tres libros suyos hasta ahora. Después de Mi Isla, tengo ganas de leerme todos los demás. Me encanta su forma de escribir, la manera en la que describe las escenas sexuales, y esas protagonistas femeninas que crea y que hace que nos sintamos identificadas con cada una de ellas.

“Los besos no se cuentan, claro, no hay número que pueda contabilizarlos porque a veces uno son quince y quince no llegan ni a medio”

Como ya he comentado, la primera parte me fascinó. Superó mis expectativas con creces, la lectura era fresca, entretenida y amena. La conexión y la química entre Maggie y Alejandro era genial, me encantó ver cómo se iban conociendo, cómo iba surgiendo esa chispa. Son personajes que te caen bien a medida que los vas leyendo. La tensión sexual entre ellos era increíble, y la autora hizo muy buen trabajo escribiendo las escenas más sensuales y subidas de tono.

“Pásatelo bien con él y déjate de dramas, niña, que la vida ya es lo bastante complicada como para que encima dejemos pasar los placeres”

Pero llegó un momento, a eso de la segunda parte, en el que todo fue cuesta abajo para mí. La lectura se me volvió lenta, y me irritaba un montón ver tantísimas marcas de ropa de lujo. Había párrafos que era un no parar de marcas y marcas y buf, esa es una de las cosas que definitivamente no me gustó nada. No veía necesario tanta redundancia a la hora de describir un modelito de ropa o lo que llevaba puesto un personaje.

Luego Maggie empezó su transición. No vi muy justificada la forma en que sucedió todo. La llegué a odiar en muchos momentos, y sentí la necesidad de leer más rápido a ver si la lectura volvía a su frescura original y me volvía a gustar. Hacia el final, hay una parte que no me gustó nada de la actitud de Alejandro y que aún no he llegado a comprender, ya que no queda bien explicada la razón de ese comportamiento hacia Maggie.

“Si tenéis alguien en vuestra vida para quien supone un problema que hayáis alcanzado un paso que en su caso queda lejano en el horizonte… huid”

Una gran parte de la segunda mitad del libro me cansó mucho. Tanto ir y venir entre los dos protagonistas, un quiero y no puedo, un ahora sí y ahora no… todo así porque sí… de repente pasaba el tiempo a pasos agigantados y eso me generó mucha desorientación. Todo ese vaivén de sentimientos y de indecisiones sin sentido no me gustó mucho. Acabé algo cansada mentalmente.

La última parte y el epílogo compensaron un poco esa parte, porque en mi opinión fueron casi perfectos. Comprendí muchas cosas, las reflexiones de Maggie tenían mucho sentido y se podía ver un cambio de actitud en ella muy grande y muy justificado, y por eso me sobra una gran parte  de las páginas anteriores. En mi opinión, podíamos haber llegado a lo mismo mucho antes.

“No es el mismo vacío vivir sin algo que te llene que rozarlo con los dedos y tener que dejarlo marchar”

Me alegro de que este libro sea autoconclusivo. Es una historia completa en la que vemos pasar el tiempo y queda todo más que cerrado.

Los personajes secundarios me han parecido uno de los puntos fuertes de la historia. La señora Mercedes es uno de esos personajes que te enternecen y coges cariño. Luego están los personajes no tan agradables, que te generan sentimientos contrariados.

En definitiva, es una lectura recomendable. A mí me ha gustado, me ha entretenido, y sólo por la primera mitad del libro y la última parte merece mucho la pena. No es mi favorito, pero seguiré leyendo cosas de Elísabet Benavent porque su estilo me gusta bastante. Le doy una valoración de 3,5 estrellas sobre 5.

“En la vida real las expectativas son una puta mierda presuntuosa con la que vestimos una necesidad. Si la realidad no llega a cumplirlas es solo culpa nuestra, porque exigimos sin pensar que lo que damos a veces puede no compensar.”


estrellas-12

Título: Mis Isla

Autora: Elísabet Benavent

Idioma: Español

Páginas: 536

Fecha de publicación: Junio 2016

Editorial: Suma de Letras

Goodreads

Amazon

Anuncios